Bienvenidos a Qart Hadasht (I)

En un viaje de pocos días nos aventuramos a pisar tierras murcianas, territorio desconocido para nosotros. De todas las posibilidades elegimos Cartagena al tener amigos allí, por lo que pusimos rumbo a la ciudad.

El sitio dónde nos alojamos fue en el Hotel Los Habaneros. Por unos 20€ aproximados por noche, este hotel cuenta con una ventaja que consideramos importante. Su ubicación es excelente, no necesitando ningún transporte para llegar al centro o a los monumentos de la ciudad. Está bien comunicado y dispone de zonas de aparcamiento, o si lo prefieres, el propio hotel dispone de plazas (a 9€ el día). De hecho, la muralla púnica está justo en frente del hotel, teniendo solo que cruzar el paso de peatones. La habitación está muy bien, y en nuestro caso teníamos un pequeño balcón con unas vistas muy bonitas.

Hotel los Habaneros
Junto a las universidades y a la plaza de toros/anfiteatro hay una gran explanada de aparcamientos.

Tras hacer el check-in y dejar las cosas en la habitación nos dispusimos a dar una vuelta por el centro de la ciudad. Ese día no teníamos previsto hacer nada ya que llegamos sobre las 19:00 y ya las cosas estaban cerradas; además, el viaje en coche nos había quitado un poco de energía. ¡Qué no demasiadas! Por la cuesta del Batel llegamos rápidamente a la zona marítima.

Nosotros, que venimos también de una ciudad costera, teníamos en nuestra mente una ciudad bañada por el Mediterráneo llena de playas. Pero no es así, en la propia ciudad de Cartagena no hay playa (hay una pequeña cala), ya que lo disponen para el puerto. Eso sí, a escasos minutos en coche tendréis una amplia gama de calas dónde daros un buen baño en verano.

Puerto de Cartagena
Un increíble atardecer desde el puerto.

El puerto de Cartagena y la propia ciudad en sí está rodeada de colinas, lo que ha condicionado el paisaje actual y la historia misma (aunque esto lo desarrollaremos en otra entrada). De hecho, desde la propia carretera, en ningún momento ves el mar, puesto que estas colinas se alzaban ante la vista. En esta zona del puerto se encuentra ARQUA, así como, es dónde se coge el barco turístico. Al final del mismo se encuentra la famosa escultura de una cola de ballena; y al fondo, Navantia, importante industria de la ciudad dedicada a la construcción naval.

Ánforas, cola de ballena y Navantia. O lo que es lo mismo, historia, mar e industria naval.

Tras esto, entramos en la Facultad de Ciencias de la Empresa. Es moderna y tiene unas vistas increíbles del mar. Nos dirigimos a continuación hacia la calle Mayor, el centro neurálgico y comercial de la ciudad. En esta calle, además de edificios propios de otra época encontramos un centro animado, con comercios y sitios para comer a ambos lados de la calle.

Paseo por las calles del centro.

Continuamos por el Paseo Alfonso XIII hasta llegar a la Asamblea Regional. Poco antes de ese edificio hay una cafetería abierta las 24 horas, lugar dónde probamos la Estrella Levante (sin duda, buena opción). Con el apetito y el cansancio haciendo ya mella nos dirigimos a cenar a “Mostacho” (Calle Lic. Cascales). Sus hamburguesas son originales y el pan de las mismas tiene un mostacho en ellas, haciendo referencia al nombre del sitio. No excesivamente caro y con las cosas bastante ricas. Tras eso, volvimos caminando al hotel. Tocaba reponer las pilas para el día siguiente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close