Bioparc Fuengirola: una visita muy animal

Hace pocas semanas tuvimos la oportunidad de visitar el parque de animales más famoso de Fuengirola (Málaga), el conocido como: ¡Parque Bioparc! 🐒 El parque adapta y recrea el hábitat natural de cada una de las especies que allí conviven, lo que lo hace atrayente para el curioso viajero que visita el parque por primera vez. Se trata de un concepto diferente de “zoo” al que todos estamos acostumbrados y eso, lo hace destacar por encima de otros parques de la misma temática. Como la propia empresa dice:

El parque está pensado para envolver a quien pasea por él en una recreación del hábitat de donde proceden los animales.

Bioparc Fuengirola

Lo primero que captará tu atención al llegar al parque Bioparc, es que cada una de sus zonas se encuentran tematizadas: desde construcciones arquitectónicas basadas en la cultura propia del lugar, hasta la imitación de la vegetación de cada zona en concreto; todo se encuentra estudiado al milímetro para reproducir con exactitud el hábitat de cada especie. Por ejemplo, en la zona del Sudeste Asiático no nos resultará difícil reconocer el Templo de Angkor de Camboya, esta copia forma parte del espacio destinado a albergar a los imponentes tigres de sumatra; o en la zona de Madagascar, descubriremos un gran baobab que nos hace de entrada a la “isla de los lémures“, siendo la puerta perfecta para introducirnos en este pequeño mundo, y tener así la oportunidad de conocer a estos simpáticos amiguitos. Así, el parque te sumerge en una experiencia inmersiva, en donde, además de conocer a los animales que habitan cada zona, tendrás la sensación de haber estado en cada una de ellas, en particular.

La entrada a la “isla de los lémures” a través del baobab tiene su propio horario y por las medidas ante el Covid-19 su entrada es limitada a un número concreto de visitantes o núcleos familiares. La visita fue de las cosas que más disfrutamos, ya que una trabajadora nos guió por la zona, aportando datos interesantes e información valiosa sobre los lémures de Madagascar.

Ya os hemos adelantado dos espacios a los que está dedicado el parque Bioparc: Madagascar y Sudeste Asiático; pero éstos, son solo dos, de los cuatros que podemos encontrar en el parque. Nos queda por conocer África Ecuatorial y las islas del Indo-Pacífico. En estas cuatro tierras encontrarás un conjunto de diversas especies, algunas en riesgo de extinción y otras, que están en programas de conservación europeo. El parque Bioparc se caracteriza por la conservación, protección, cuidado y bienestar de los animales que residen en sus instalaciones; por eso, no es de extrañar que la Fundación Bioparc haya conseguido un premio Onda Cero, en 2019, en la categoría “Sociedad”. Si te interesa conocer más acerca de la Fundación Bioparc, solo tienes que clicar aquí o aquí.

Si queréis obtener el plano del parque Bioparc, a la entrada del parque puedes adquirirlo, o bien, lo podéis encontrar en la propia web oficial o clicando aquí.

Pero éstas no son todas las sorpresas que nos aguardan en el parque Bioparc Fuengirola. Cuando el visitante empieza a pasear por el parque, descubrirá algo más que captará su atención y es que verá a diferentes especies conviviendo juntas en un mismo espacio, del mismo modo que harían si estuviesen viviendo en su hábitat original. Sobre todo, pasará con las especies omnívoras (las carnívoras, siempre van aparte -por razones obvias-) y lo más interesante de esta comunidad de especies es que permitirá al viajero observar cómo se organizan e interactúan entre ellas ¡Sin duda, es de las mejores cosas del parque porque puedes percibir cómo es su día a día! 😍

No solo la tematización o la convivencia entre especies es digno de mención, sino también el agua, que juega un papel protagonista en el parque, ya que acompaña a la gran mayoría de especies en cada uno de sus territorios. El agua forma parte de los ecosistemas propios de los bosques tropicales, los cuales se recrean en el parque. Por ese motivo, aunque te toque un día de calor (como fue nuestro caso), entre la exuberante vegetación que da sombra a la gran parte del parque y el agua que ves correr, harán que no sientas el típico aplomo del verano.

Eso sí, se trata de un parque de dimensiones medianas, tirando a pequeño, lo que hace que se vea en pocas horas (no más de cuatro; y eso, siendo generosos), lo que permite que puedas dedicarle, o una mañana, o una tarde ¡lo cual es perfecto si lo que buscas es compaginarlo con otra actividad turística por la zona! Nosotros entramos al Bioparc justo después de almorzar (comimos tarde) así que entraríamos no más tarde de las cinco, y allí estuvimos hasta, por lo menos, las nueve, ¡y eso que nos quedamos más tiempo esperando a que los animales estuviesen algo más activos! Lo que está claro es que la siesta es sagrada 😴 para todas las especies y más en un día de calor 🥵

La última gran sorpresa, junto a la visita a la isla de los lémures, fue el espectáculo de aves y mamíferos, que tiene lugar en el “Claro de Selva”, un espacio único para conocer las diferentes especies que habitan en el parque. Es un espectáculo que dura entorno a la media hora (o un poco más) y es muy disfrutable, ya que podremos ver diferentes especies interactuando con el público y con el escenario. Sobre todo, si tienes la suerte de estar sentado en la primera fila, podrás ver pasar por tu lado nutrias o pequeños jabalíes. Tanto el espectáculo como la visita a los lémures suele tener gran afluencia, de ahí a que se formen grandes colas. Os recomiendo que vayáis con tiempo, os pongáis en fila y esperéis vuestro turno de entrada. Si bien, nuestra experiencia se vio un poco embarrada por el siguiente suceso (que nada tiene que ver con el espectáculo en sí):

Mientras que en la isla de los lémures había una cinta que marcaba la fila, en la puerta del “Claro de Selva” no había ninguna. Tampoco indicadores para mantener la distancia de seguridad. Esto nos llamó la atención, ya que una vez dentro del “Claro de Selva” tienen mucho cuidado de colocar a las personas o núcleos familiares separados los unos de los otros. Sabiendo que se forman grandes colas a la puerta del “Claro de Selva”, no nos explicamos cómo es que no indiquen en el suelo las posiciones para mantener la distancia de seguridad (como hacen otros parques, ya sea de atracciones, acuático o temático). Nos dio la sensación de que no han contemplado las aglomeraciones previas del lugar del espectáculo 😱 No obstante, dentro del parque se tiene muy presente las normas en cuanto al Covid-19 se refiere ✔️, y se apreciaba en que todos los empleados llevaban la mascarilla; los servicios estaban muy limpios; siempre había gel hidroalcohólico en los dispensadores que se encuentran por todo el parque; los viajeros debían llevar de manera obligatoria la mascarilla…

En definitiva, Bioparc Fuengirola es un pequeño gran tesoro para aquellos viajeros que no lo conozcan y quieran descubrir una nueva forma de concebir un “zoo”, más respetuoso con las especies que allí se encuentran; coherente, ya que recrea el propio hábitat del animal en grandes terrenos para que puedan vivir en un espacio similar al de su hábitat natural; y por último, destacan por ser conscientes de su labor de conservación y difusión pedagógica para niños y adultos.

Después de lo comentado ¿tenéis ganas de visitar el parque Bioparc Fuengirola? ¡Pues vamos a daros unos tips básicos e imprescindibles para vuestra visita! 🤩

¿Dónde se encuentra Bioparc Fuengirola?

Llegar al Bioparc es muy sencillo. Su ubicación central, justo en frente del Ayuntamiento de Fuengirola y a pocos minutos de la playa, lo convierte en unos de los atractivos turísticos más importantes de la ciudad. Si vienes en coche, aparcar no te costará nada. Si bien, aún habiendo dos parkings cercanos, os recomendamos que aparquéis por la zona. Nosotros tuvimos bastante suerte y pudimos aparcar en la calle, habiendo incluso bastantes huecos libres para aparcar (también llegamos a la hora de comer, a eso de las 15:00 horas y un día entre semana). Justo en la misma calle del parque Bioparc se encuentran unas salas de cine, un bar de copas y un Burguer King (que fue nuestra opción más rápida para comer y luego entrar en el parque), aunque por la zona hay mas opciones de comida. Os animo a que, si llegáis con un poco más de tiempo, lo descubráis por vosotros mismos.

📍 C/ Camilo José Cela, 6 – 8, 29640 Fuengirola, Málaga (España)

¿Cuánto cuesta la entrada a Bioparc Fuengirola?

Existen tres tipos de entradas, entre ellas, la “entrada diaria” (que es la básica que todos conocemos); las de “grupo” (de 20 personas mínimo) y aquellas para “usuarios del pase anual B!” Para consultar todas estas tarifas os recomiendo visitar la página web oficial con toda la información y los precios actualizados. No obstante, si realizas tu compra online en la misma web encontrarás jugosos descuentos para tus entradas. Existe una modalidad para “la entrada diaria“, como es la que compagina visita al parque y gastronomía, para almorzar o cenar en el Bioparc Café, el restaurante del parque. Una entrada de adulto para esta modalidad y haciendo la compra de manera online (con sus respectivos descuento) saldría 24,00 € por persona.

Por último, la entrada estrella (y limitada) de estos meses de verano, de julio y agosto de 2020, es la llamada “Cenas en la Selva”, una entrada única donde los visitantes podrán degustar un menú elaborado por la premiada chef Lara Roguez. Puedes compaginar este ticket con la entrada para la visita al parque, teniendo un coste de 40,00 € por persona; sin embargo, también puedes adquirirla por separado (por lo que no podrás visitar el parque y sólo constará la cena) con un coste de 28,00 € por persona.

Igualmente, existen descuentos por ser familia numerosa, por tener el carnet joven, por estar empadronado en Fuengirola y para aquellos que dispongan del carnet de estudiante europeo (Erasmunity Passport) ¡Casi nada!

Los siguientes precios que mostramos y de los que hemos tratado con anterioridad, son por persona y a agosto de 2020. Posiblemente, si estáis leyendo estas líneas en otro momento, puede ser que los precios varíen. A continuación, podéis ver cuánto cuesta la “entrada diaria”, la entrada más básica de todas:

General21,10 €
Reducida (3 a 9 años)16,10 €
Mayores de 65 años17,10 €
Discapacitados11,90 €
Menores de 3 añosGRATIS
El ticket de entrada al parque da acceso solo una vez, lo que significa que no podrás volver a entrar en el caso de que salgas del mismo.

¿Qué servicios ofrece Bioparc Fuengirola?

La entrada del parque ya rompe con la dinámica de la calle, de bloques de viviendas, un cine y el Ayuntamiento de Fuengirola. A la entrada, tendrás que pasar unos tornos para poder llegar al hall del parque y ya el sonido característico de los animales se hará presente desde el mismo principio. Cuando pases los tornos y hayas entregado tus entradas (nosotros las compramos online) los trabajadores te explicarán cuáles son las normas de seguridad con respecto al Covid-19 y justo después, un empleado te hará una fotografía 📷 junto a una figura del famoso gorila del parque. Podrás recoger tu fotografía cuando salgas. Nosotros no compramos la fotografía porque consideramos que era bastante caro, sin embargo es un bonito recuerdo si no has comprado nada en la propia tienda del parque.

Como en todo parque, podrás encontrar un bar-restaurante. En el caso del Bioparc Fuengirola encontramos el llamado Bioparc Café, que se encuentra muy bien ubicado, prácticamente a la mitad del recorrido y es donde se encuentran los principales aseos (los otros, se encuentran a la entrada del parque). El Bioparc Café ofrece almuerzos y cenas, con platos combinados, pizzas o hamburguesas, pero nosotros lo usamos para tomarnos un refrigerio 🥤 (ya que hacía calor y teníamos ganas de descansar un rato). El precio es lo “típico” de un parque, una lata de coca-cola unos 2,50 €. El Bioparc Café está bien decorado, tiene una terraza fuera y las mesas tenían suficiente espacio las unas de las otras, por lo que se mantenía la distancia de seguridad. Además, justo al lado del Bioparc Café, había una zona de juegos para niños muy bien decorada y con temática aventura.

No dejéis de observar el abanico, por favor 😂 ¡Va a ser vuestro mejor aliado si vais una tarde de verano, en pleno julio-agosto!

Por último, no nos podemos ir del Bioparc sin pasar por la tienda de regalos (además, literal, porque por ahí es la salida). En la tienda se puede encontrar todo tipo de souvernirs ,tanto para adultos como para niños. Desde peluches representando a las especies que puedes encontrar en el parque, hasta los típicos imanes para la nevera con el logo del parque Bioparc. Como ya anunciábamos, la salida del parque se realiza por la misma tienda de regalos, por lo que sí o sí te atrapará un buen rato hasta que logres salir del parque. Seguramente, aquellos padres que vayan con sus hijos, salgan de allí con algún regalo entre las manos. No tengo pruebas, pero tampoco dudas. Si hay algún padre leyendo estas líneas, por favor, que me saque de esta duda 😂

¡Y hasta aquí nuestros tips para vuestra próxima visita al Bioparc de Fuengirola! Si os queda cualquier duda, siempre podéis contactar con nosotros, dejándonos un comentario o poniéndoos en contacto, a través de nuestra cuenta de twitter @Travelquiero y para finalizar, ¡os dejamos algunas fotitos de aquellos animalitos que vimos aquel día!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close